domingo, 19 de septiembre de 2010

BIOGRAFIA DE LA FUNDADORA DEL COLEGIO NACIONAL LOPERENA ( MARIA CONCEPCION LOPERENA)

María Concepción Loperena de Fernández de Castro apodada “La Loperena” o “La Heroína” nacida a mediados del siglo XVIII en la población de Valledupar, Virreinato de la Nueva Granada (actual Colombia). Hija del español D. Pelayo Loperena y Doña María Josefa Ustáriz de Valledupar. Fue una importante mujer de la independencia de Valledupar y de Colombia, que apoyó a los ejércitos de Simón Bolívar.
Don Pelayo Loperena fue Sargento Mayor de las milicias del Rey en la Gobernación de Santa Marta. Su padre, Don Pelayo Loperena De Ponce y Carrión arribó al Nuevo Reino de Granada con el encargo de Capitán de Milicias y asesor de la Gobernación de Santa Marta. El Gobernador de paredo Y Salcedo lo envió a Valledupar con el fin de atender la organización y recaudo de encomiendas y servir a las vez de Fiscal en las cuasas contra algunos españoles por atropellos contra las tribus indígenas Coyaimas. Decidió quedarse con su esposa, también española, Doña María de la Trinidad de Molina y Zúñiga.
María Concepción Loperena contrajo matrimonio en el año de 1775 con el Teniente Gobernador Don José Manuel Fernández de Castro Pérez Ruíz Calderón, nacido en Santa Marta y quien fue enviado a Valledupar bajo el encargo del gobernador Astigarraga para atender realengos, organizar las encomiendas e impuestos. Fundó haciendas de ganado en Becerril y La Jagua de Ibirico. María Concepción Loperena tomó esos bienes bajo su cargo después de enviudar.
María Concepción Loperena formó en Valledupar, el primer ambiente revolucionario en 1812. Envió a su hijo Pdro Norberto Fernández de Castro Loperena con facultades para tratar con el entonces Presidente de Cartagena Manuel Rodríguez Torices, y recibir instrucciones sobre el movimiento independentista de España. Con el Libertador Simón Bolívar tuvo un encuentro en la villa de Chiriguaná para llevar a cabo planes independentistas en Valledupar y región aledaña.
Por órdenes de Simón Bolívar organizó y pronunció el acta de independencia de la ciudad de Valledupar el 4 de febrero de 1813, a las 10 de la mañana. Ese mismo día María Concepción Loperena le otorgó la libertad a cientos de esclavos que mantenía en sus haciendas en La Jagua de Ibirico y Becerril.
Partidarios del entonces alcalde de Valledupar, el Marqués de Valde-Hoyos que huía por la rebelión independentista, dieron la orden de perseguirla. En 1818 el entonces gobernador de Santa Marta Don Pedro Ruiz de Porras ordenó a sus subaleternos Juan Salvador Anselmo Daza y Buenaventura de la Sierra que apresaran a María Concepción Loperena y la enviaran a Santa Marta. Al no encontrarla, tomaron posesión de muchos de sus bienes.
El decreto del 19 de octubre de 1821 expedido en Villa del Rosario, Cúcuta ordenó que fueran devueltos.María Concepción Loperena fue precursora de la educación en Valledupar. Por decreto ejecutivo del 6 de octubre de 1820, el entonces vicepresidente de Colombia y encargado de la Presidencia Francisco de Paula Santander, ordenó desde Villa del Rosario en Cúcuta bajo la Ley de 6 de agosto de 1821.María Concepción Loperena trabajó en conjunto con el General Santander para crear un colegio nacional en Valledupar. Para efecto de esto se creó la Escuela de Primeras Letras del Método Lancasteriano bajo petición de María Concepción Loperena y que se concretó por el Decreto de 17 de mayo de 1824. El colegio se instaló en lo que fue el Convento de los Padres Domínicos (Hoy parte del edificio del Concejo de Valledupar).
Se presume que María Concepción Loperena murió el día 21 de diciembre de 1835. Su cuerpo fue envuelto con la bandera de la República de la Nueva Granada. Emitieron decretos la Asamblea Legislativa del Estado Soberano del Magdalena y el Congreso de Colombia.
Por su muerte se mantuvo en Valledupar un luto en el que se suspendieron todo tipo de festividades, como la nochebuena y la pascua de reyes. Las honras fúnebres se llevaron a cabo en la Iglesia de la Concepción. Su cuerpo fue enterrado en el cementerio de la ciudad. Luego fueron sacados y guardados por su hijo José María Fernández de Castro L. en la Iglesia Parroquial. Luego fueron sustraídos por su hija María Concepción Fernández De Castro de Diaz Granados y se los llevó a su casa. En 1850 se volvieron a colocar sus restos en la Iglesia de Sto. Domingo y dos años después en la iglesia.
Por virtud de la Ley 95 de 1940 se decretaron los honores como heroína a María Concepción Loperena, en proyecto presentado por el senador de la república, Pedro Castro Monsalvo.
El Acuerdo 002 del 14 de febrero del 2004, fue aprobado por el Concejo de Valledupar, por el cual se institucionaliza el 4 de febrero como fecha histórica en el municipio de Valledupar y se ordena izar la bandera del municipio en los establecimientos públicos, especialmente en los colegios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada